El principio para crear hábitos saludables duraderos

Crear hábitos que perduren en el tiempo no es tarea fácil. El ansia por conseguirlo todo de repente es un contra. Si hay algo que he aprendido en la vida es que las cosas que perduran en el tiempo son lentas. Si fabricas una casa rápido lo más probable es que se derrumbe. Por ello hoy hablaremos de la mejor forma para mantener nuestros hábitos saludables en el tiempo.

Principio de progresividad

Por muy fuerte que te creas, cuando te decides a adoptar un nuevo hábito, ten en cuenta que estás en un momento de excitación. Ves todo lo positivo y te lanzas al vacío. No tienes dudas de tu potencial, pero luego ves que tus objetivos respecto a esos hábitos eran irreales.

Se consciente de ello y empieza por algo progresivo. Empieza lento y por poco. Es la única forma de ir testando ese objetivo sin que se derrumbe de golpe. Son muchos los ejemplos que se pueden poner.

Si te apuntas al gimnasio no empieces yendo 5 veces a la semana. Yo recomendaría que para crear este nuevo hábito estuvieses durante un tiempo yendo 2 veces a la semana. Así te dará tiempo a testar tu cuerpo… qué te exige, qué horarios son los mejores y cuántos días puedes ir realmente. A partir de ahí tu hábito tendrá más posibilidades de llegar al futuro.

Si empiezas a meditar, no empieces a hacerlo 3 veces al día. Empieza por una y en el momento que no tengas nada que hacer. Hazte con ella y disfrútala poco a poco. Con el tiempo, y cuando la domines, empieza a practicarla con mayor frecuencia diaria.

Ventajas de crear hábitos progresivos

Cuando practicamos hábitos de forma correcta o progresiva, obtenemos una serie de ventajas con respecto a formas incorrectas. Podrás así evitar el abandono y aumentar tu disciplina con las siguientes ventajas.

Salud VS lesiones

Si optas por empezar un deporte de forma progresiva es casi seguro que evitarás muchas lesiones. Y esto no solo cuidará tu cuerpo, sino que también provocará…

Afecto al hábito VS rechazo

Al tener una buena experiencia inicial con algo, tu cuerpo asocia una sensación de placer y afecto a la misma. De esta forma, asociará que la próxima vez que lo haga obtendrá esa recompensa. Por el contrario, si haces algo mientras te ocurre un desastre te provocará rechazo y no querrás mantener ese hábito.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Estás de acuerdo? ¿Quieres suscribirte más abajo o en la pestaña -¡Síguenos!- del menú principal?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *